no uses los copitos solo para limpiar tus oídos

¿Por qué la limpieza de oídos, no es el mejor uso para los copitos?

La limpieza de oídos es tal vez, uno de los usos más comunes que se le dan a los copitos o hisopos, pero, muy pocos saben que estos elementos tienen otras diversas formas de usarse para la higiene. Y, aunque, sea la manera más frecuente en que los utilizamos, puede ser la más perjudicial para la salud si no se hace de manera correcta.  

 Según expertos de la Academia Estadounidense de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, los copitos no son efectivos para remover la cera de los oídos, e incluso, recomiendan no poner algo «más pequeño que tu codo dentro de la oreja». Esto se debe a que, al introducirlos en la parte interna, pueden perforar los tímpanos y dislocar los huesos auditivos. El efecto más nocivo que esto causaría, sería sordera, entre otras afectaciones como mareos, zumbidos u otros síntomas de lesiones.  

¿Cómo deben limpiarse los oídos?

Los oídos realizan una limpieza de manera natural, en la mayoría de personas esto funciona y no es necesario otra técnica ni elementos para su higiene. Debido a que, normalmente este órgano produce cera para mantenerse lubricado, limpio y protegido de la suciedad, el polvo y bacterias que puedan ingresar por esta parte de nuestro cuerpo y así evitar que se muevan más allá, dentro del conducto auditivo.  

 Los movimientos mandibulares al hablar y masticar, junto con el crecimiento de la piel dentro del canal auditivo, ayudan a que la cera se mueva de adentro hacia fuera del oído, cuando esta queda en la parte externa, es allí donde debemos limpiar superficialmente con el copito.  

 Algunas personas suelen sufrir de compactación de cera, la cual es una acumulación que se da cuando el proceso natural no funciona muy bien, pero, introducir un copito para limpiarla puede ser un grave error en lugar de una solución. Al hacer esto, se puede empujar el cerumen hacia adentro del conducto auditivo y dañar el tímpano. Si crees que puedes tener un exceso de cera y hay dolor o dificultad para oír, debes acudir al médico.  

La mejor manera de limpiar tus oídos es retirar cualquier exceso de cera que esté en la parte externa, esto es suficiente para mantenerlo limpio y puedes ayudarte de un coquito, pasándolo suavemente por esta zona. Además, no debes hacerlo a diario ya que, al querer limpiar los residuos, puedes dejar el órgano auditivo desprotegido, basta con pasar tu toalla para secar la parte externa luego de tomar una ducha y así mantenerlo limpio.

Otros usos que puedes darle a los copitos:

Limpieza del ombligo:  

Esta si es una parte de tu cuerpo, que, aunque no lo parezca necesita de una limpieza más profunda, porque allí se resguardan y reproducen bacterias, y hasta hongos, que pueden producir malos olores e infecciones. Puedes limpiarlo a diario en la ducha suavemente con agua y con jabón, y secarlo con un copito.  

 También, puedes humedecer el copito con agua y jabón o un poco de alcohol y limpiar suavemente el interior. Enjuaga con otro copito humedecido con agua para retirar los residuos. Y, por último, pasa otro copito totalmente seco para secar los restos de agua que hayan quedado.  

Limpieza de heridas 

Los copitos son ideales en la limpieza de heridas pequeñas, al ser un producto higiénico y de fácil manipulación, ayudando a reducir las probabilidades de infección.  

 Limpieza de tu maquillaje:  

Los copitos pueden ayudarte a mantener desinfectados y limpios tus paletas de sombras, bases en polvo, iluminadores y más cosméticos que tienen envases difíciles de limpiar con un algodón o un paño antibacterial. Son ideales para dejar libre de residuos y suciedad cada rincón de estos productos.  

Limpieza de objetos pequeños:  

Hay objetos pequeños como los juguetes de los niños, accesorios de tu computador, elementos de tu oficina, entre otros, con espacios a los que no pueden llegar los paños de limpieza y los copitos son ideales para llegar a esos rincones y desinfectarlos. Humedécelos con un poco de cloro o alcohol dependiendo del material de la superficie y pásalos por esas zonas de difícil acceso, para mantenerlos completamente aseados. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.