Cómo curar y desinfectar heridas pequeñas de cortes y raspaduras

Cómo curar y desinfectar heridas pequeñas de cortes y raspaduras

Los pequeños accidentes que involucran cortaduras leves como raspones o cortes son muy comunes y ocurren dentro de nuestra rutina sin que podamos evitarlo. Un mal cálculo al usar el cuchillo para picar nos puede dejar una cortada en el dedo o una simple caída puede dejar un raspón doloroso en los más pequeños. Por eso, hoy queremos darte unos tips para curar este tipo de heridas y evitar que un momento accidentado nos dañe el día. 

Cómo curar heridas por cortes accidentales leves

  • Lo primero que debes hacer si la herida está sangrando es detener la hemorragia, haciendo presión con un paño de tela limpio o con un poco de gaza.  
  • Cuando haya dejado de sangrar, lava la herida con agua y jabón desde el centro hacia los bordes. Si se ve muy profunda, usa suero fisiológico para limpiarla de la misma manera.  
  • Aplica un poco de agua oxigenada o alcohol, suavemente, para evitar que se infecte.  
  • Luego de desinfectar, cubre la herida con las curas Medicare impermeables, para evitar que se abra más y se infecte. Así, la piel irá sanando mientras está protegida.

Cómo curar pequeñas heridas por raspaduras o rasguños

  • Antes de tocar la herida lávate las manos. Luego, si aún hay sangrado haz una presión suave con un paño limpio hasta que se detenga.   
  • Lava la herida con agua, manteniéndola debajo de la llave para que la corriente ayude a limpiarla a profundidad. Aplica un poco de jabón alrededor sin dejar que toque directamente la herida y enjuaga de nuevo con abundante agua.  
  • Aplica un poco de ungüento para heridas y si ves que la lesión fue provocada por algún factor que pueda infectarla, es recomendable tomar un antibiótico.  
  • Cubre la herida con una curita Medicare, evitando que la parte adhesiva la toque. Cambia la cura al menos una vez al día o cada vez que se ensucie o se moje profundamente.  

Como recomendación, si las heridas de cortes o raspaduras son muy graves, debes consultar a un médico y en lo posible vacúnate contra el tétano. Si presentas signos de infección en la herida o en la piel cercana, como enrojecimiento, dolor fuerte, secreción, calor o hinchazón, es importante que seas revisado por un doctor.  

También, es importante que tengas en cuenta que no debes soplar la herida, ya que esto puede provocar infección pues se puede contaminar con las bacterias que proliferan en la boca. Asimismo, nuca extraigas de manera manual, los residuos de vidrios u otros cuerpos punzantes incrustado en la herida, porque se puede provocar una hemorragia. En este caso, te recomendamos ir a urgencias para ser asistido por un profesional.   

Recuerda siempre mantener un botiquín en casa y uno para tus viajes, con los elementos esenciales para curar heridas leves, como gasas, antisépticos, suero fisiológico y curitas Medicare. Conoce más sobre curitas aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.